Tras la espantosa masacre de 69 personas ocurrida el 14 de agosto de 1985, los pobladores de Accomarca se encontraban entre dos fuegos: la brutal represión de las fuerzas armadas y la insania de los senderistas que asolaban la zona. Todo esto provocó un éxodo de pobladores a Lima y otras provincias en busca de refugio.

Después de 31 años, por lo menos 150 personas regresaron en caravana a su pueblo para reencontrarse con sus familiares y sus muertos. No solamente se abrazaron y lloraron, sino que el momento les retrotrajo a los tiempos de la violencia de quienes se fueron y quienes se quedaron en el pueblo para soportar las atrocidades del terrorismo.

El dirigente Celestino Baldeón Pulido se abrazó y lloró al ver a los familiares que retornaron después de mucho tiempo. “Ellos se fueron para salvar sus vidas ya que estaban amenazados por los militares”, refirió.

Este reencuentro, que se realizó en la plaza de armas de Accomarca, como parte del proceso de reconciliación, fue muy emotivo. Más aún, porque la caravana estuvo acompañada por la Ministra de Justicia María Soledad Pérez Tello, quien llevó el compromiso del presidente Pedro Pablo Kuczynski de atenderlos en temas de reparaciones colectivas e individuales.

Luego, la comitiva se trasladó al paraje de Lloqllapampa, donde se encuentra la fosa común, para rendir homenaje a los 69 comuneros asesinados.

Julián Baldeón, presidente de la comunidad, pidió un minuto de silencio por las víctimas. Luego demandó justicia e indemnización para los familiares. En esta fosa común, la ministra Pérez Tello inauguró el Santuario Ecológico de la Memoria, un lugar donde los familiares podrán llevarles ofrendas florales y rezar por sus seres queridos.

En el acto también participaron el director del Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), Guillermo Nugent; la secretaria técnica del Registro Único de Víctimas (RUV), Susana Cori Ascona; el secretario técnico del CMAN, Daniel Sánchez Velásquez; el presidente de la Corte Superior de Justicia de Ayacucho, César Arce Villar; así como las autoridades del gobierno regional y los alcaldes de Vilcashuamán y Accomarca.

Las autoridades develaron la placa recordatoria y participaron en el plantado simbólico de un árbol en los alrededores del santuario.

MINISTRA PIDIó PERDóN

En el marco de la política de buscar la paz y reconciliación, la ministra Pérez Tello pidió perdón por los hechos ocurridos en Lloqllapampa y dijo que el Estado debe asumir su responsabilidad para resarcir las heridas.

“Lo que me toca como ministra de Justicia y Derechos Humanos es pedir perdón. Lo que pasó aquí no debió pasar nunca y lo que pasó después de lo que pasó aquí, tampoco. Porque tras el dolor sobrevive una indiferencia”, expresó.

Asimismo, la titular de Justicia dijo que el compromiso para Accomarca tiene que ver con las reparaciones individuales y colectivas en temas de salud mental, vivienda, educación.

“Como parte integral del plan de reparaciones, individual y colectiva, Accomarca está entre los proyectos priorizados. Hemos sacado 85 proyectos en los dos últimos meses del año anterior a favor de 45 mil familias. Hay un esfuerzo del Estado de compensar no solo la falta de presencia que permitió que el hecho se diera sino la indiferencia posterior”, anotó.❧

Elías Navarro

larepublica.pe

Compartidos

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.