Luego de la salida de Molinelli y Vizcarra del Ministerio de Transportes, las decisiones adoptadas para bloquear al Club de Contratistas que se había apropiado de las obras convocadas por Provias, parecen marchar hacia atrás. Así lo señalan diversos funcionarios de esta entidad que ahora deberá convocar a millonarios procesos por atraso en el cumplimiento de sus metas presupuestarias.

UNA REUNIÓN CLAVE

El 14 de octubre del 2016, a las 11am, Fiorella Molinelli, entonces viceministra del Ministerio de Transportes, reunió en su despacho del piso 11 a los principales funcionarios de Provias, dispuesta a tomar al toro por las astas. “Los he citado porque sé que ustedes no están ligados al Club de Contratistas. Mi función es sacar de aquí a este club y en su debido momento haré lo que tenga que hacer”, dijo con tono decidido ante la sorpresa de todos, ya que tocaba un punto bastante sensible y lo hacía de manera frontal, en su calidad de asesora de confianza del ministro Martín Vizcarra.

Todos guardaron silencio por diversas razones, sea porque sabían a qué “Club” se refería, sea porque suponían que se enfrentaba a una misión titánica y casi suicida, o tal vez porque conocían a los funcionarios que trabajaban indirectamente para esta colusión empresarial que gobierna todas las contrataciones de Provías desde hace décadas, y no sería fácil enfrentarlos.

Por su parte, Molinelli entendía que era el momento indicado de dar el golpe, habida cuenta que “el Club” se encontraba debilitado por las repercusiones del escándalo Lava Jato. Es así que sus palabras no fueron solo retórica, estuvieron acompañadas de una serie de acciones administrativas orientadas a impedir que el Club siga decidiendo a su antojo qué empresa ganaría las contrataciones, millonarias por cierto, convocadas por Provias.

Lo primero fue disponer la reubicación de los funcionarios que hasta entonces habían conformado los Comités Especiales que llevan adelante los procesos. “Por ejemplo, Deny Mellado y Jorge Freitas, que eran de Procesos, fueron reubicados en Abastecimientos”, nos dice uno de los funcionarios de Provias que participó de aquella reunión con Molinelli.

Otra decisión clave de la viceministra fue involucrarse directamente en los procesos, es así dispuso que en adelante sería su despacho quien aprobara la designación de los miembros de los Comités Especiales que se encargarían de los procesos de contratación. Esto, por supuesto, significaba que el jefe de Procesos, Omer Albornoz, quedaba bloqueado en esas funciones y que ella vería directamente el tema, uno de los más difíciles y controvertidos de todo el proceso.

LOS MISMOS NOMBRES QUE SE REPITEN EN LOS COMITÉS ESPECIALES 2017

¿Por qué era tan importante hacerlo de esa manera? Según diversas fuentes consultadas del interior de Provias, el problema con el Club era que influenciaba en las contrataciones porque tenía injerencia directa en las designaciones de los Comités Especiales, cuyos nombres se repetían constantemente. “Se turnaban pero eran siempre los mismos, como una puerta giratoria, no había forma que las cosas cambien si adentro no se efectuaban cambios. Con las medidas de Molinelli, el formato cambió de golpe, fue sorpresivo pero efectivo. Ahora ella tomaba control directo de un aspecto clave”, nos dice el funcionario.

EL CLUB AGAZAPADO

 

Por otro lado, el momento de actuar era preciso porque “el Club” se encontraba debilitado. “Se encuentran todos agazapados, algunos están traspasando acciones, otros han girado únicamente al sector privado”, nos dice una fuente de una empresa constructora perteneciente al Club, quien señala que el escándalo Lavajato ha afectado el funcionamiento organizado del mismo.

LOS MISMOS NOMBRES EN LOS ACTUALES COMITÉS ESPECIALES

Los resultados, entonces, se hicieron notorios. Los últimos contratos cuyos procesos se iniciaron luego de las medidas adoptadas por Molinelli en la gestión Vizcarra, han sido firmados por debajo del monto referencial y por empresas que no forman parte del Club.

“Vizcarra, con el propósito de resaltar que el sector MTC vivía una nueva era con este gobierno, dijo que durante su gestión ya no habían “las empresas que se repartían irregularmente las grandes obras del Estado: las carreteras” y que desde el 28 de julio (del 2016), gracias a que había erradicado a esas empresas, el MTC había licitado 14 proyectos de carretera con un ahorro de S/ 340 millones”, señaló el diario La Razón el 11 de julio de este año.

Efectivamente, los procesos comenzaron a adjudicarse con el 90% del Valor Referencial y ya no con el famoso 108% que se adjudicaban hasta entonces. La empresas ganadoras, además, han sido variadas y ya no han sido las conocidas que pertenecen al Club. El golpe de Vizcarra y Molinelli en el interior de Provias, daba inicio a una nueva etapa en las contrataciones y, además, abrigaba la esperanza de una destrucción total de esta colusión de empresas constructoras. Pero la cosa no sería tan sencilla.

EL NUEVO “CLUB”

 

“Si bien es cierto el formato cambió, ha durado muy poco, todo ha vuelto a lo de antes pero con un cambio sustancial, ahora las cosas ya no se manejan de afuera hacia adentro, sino que los procesos se están manejando desde adentro mismo de Provias. Esto ocurrió apenas se conoció la salida de Molinelli. Los funcionarios que otrora trabajaban para el club y se encontraban maniatados han vuelto a operar. Nuevamente se han insertado en los procesos de selección, y se designan como miembros de comité especiales. Ahora ellos deciden a qué empresas favorecer, es decir, lo que era la parte operativa del Club ahora trabaja con autonomía propia, desde adentro volvió a germinar la enfermedad”, sostiene otro funcionario de los quince que estuvieron convocados a la reunión de Molinelli.

Y NUEVAMENTE LOS MISMOS NOMBRES EN LOS COMOTÉS ESPECIALES 2017

La salida de Fiorella Molinelli del Ministerio de Transportes se produjo a inicios de junio del presente año, ocho meses después de aquella reunión que dio inicio a un bloqueo temporal del Club de Contratistas. El 17 de junio, se encarga la dirección de Provias a Ricardo Bernales Uzátegui, quien remplazaba al hasta entonces encargado provisional Carlos Lozada Contreras. “En la práctica, quien manejaba el tema involucrándose en todos los procesos era Fiorella Molinelli”, nos confirma otro funcionario del área administrativa de Provias.

Todos los funcionarios consultados para esta nota han coincidido en señalar que, a partir de la salida de Molinelli y el inicio de la gestión Bernales, se ha visto en Provias un cambio en retrospectiva. Es decir, se ha vuelto al estatus anterior a la reunión de Molinelli de octubre del 2016. “El jefe de Procesos, (Omer Albornoz), ha vuelto a tener incidencia en la designación de miembros de los Comités Especiales, participa en la elaboración de los términos de referencia y él mismo se ha designado como miembro de comité, a pesar que la señora Molinelli se lo prohibió expresamente”, nos señala uno de ellos.

Para ello, nos pone como ejemplo la LP N° 0002-2017-MTC/20, Contratación de la Empresa Contratista que ejecutará la Obra: Mejoramiento de la carretera Oyon – Ambo, Tramo I: Oyon – Desvío Cerro de Pasco, (S/ 356´519,801.08), cuyo encargado de conducir el proceso es, efectivamente, el sr. Albornoz.

Otro ejemplo que nos da es la LP N° 0014-2016-MTC/20; Contratación de la empresa contratista que ejecutará la obra Rehabilitación y Mejoramiento de la Carretera Patahuasi – Yauri – Sicuani, tramo: Negromayo – Yauri – San Genaro, (S/ 288´906,363.2), que tiene como miembro del comité a Alberto Hidalgo Concha. “Este señor es personal de confianza del sr Omer Albornoz y el sr. Rolando Lopez (ex jefe de procesos), y ahora opera desde la Gerencia de Obras y es coordinador directo de todos los proyectos que se licitan”, sostiene el funcionario. Es decir, los nombres vuelven a repetirse.

CORRUPCIÓN ANUNCIADA

El problema ahora es que Provias se encuentra atrasado en el avance presupuestal, por tanto necesita convocar procesos a le brevedad posible y de gran envergadura. Es así que se vaticina un festín de procesos con designaciones a dedo y donde los nombres de los miembros de los Comités se van a seguir repitiendo, según señalan nuestras fuentes. “Aprovechan la coyuntura para hacerlo de esa manera y los resultados lo vamos a ver en dos o tres meses, pero ya se puede ver cuáles van a ser por la modalidad de trabajo que están manejando”, nos dice uno de ellos.

Nos hemos comunicado con Provias para conseguir una entrevista con el señor Ricardo Bernales, director de Provias, y con el señor Omer Albornoz, jefe de Procesos, pero nos dijeron que iban a consultarles y nunca obtuvimos una respuesta positiva. ¿Estamos ante la continuación del Club de Contratistas pero esta vez manejado desde adentro? La pregunta queda suelta y la tarea de averiguar y tomar acciones es para el ministro Bruno Giuffra, quien deberá cortar esto de raíz o morir en el intento.

Compartidos

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.