Todos en algún momento de nuestras vidas hemos cuestionado nuestra forma de actuar. Sentimos que podríamos estar haciendo más, pero no sabemos cómo.

Ser mejor persona o mejor ciudadano, entendiendo a Gananci, dependerá de ti y la voluntad que tú tengas. Además, educarte, abrir tu mente y ver el mundo desde diversas perspectivas te ayudará a ser incluso más crítico. Si quieres saber un poco más, sigue leyendo.

  1. El poder no tiene nada que ver con la dominación

Durante muchísimos siglos, se ha establecido una relación directa entre el poder y la dominación. Diversos y grandes pensadores, como los clásicos griegos o algunos personajes de la Ilustración, coincidieron en algo: siempre habrá alguien con ansias de dominar y otra persona más débil con inclinaciones a ser dominado. En ese sentido, los filósofos sugerían que una forma de canalizar esta tendencia natural es a través del poder.

Sin embargo, el siglo pasado, una gran filósofa alemana en uno de sus escritos propuso un planteamiento que retaría a esta idea que tenía años presente. Se trata de Hannah Arendt, una mujer de origen judío, quien daría origen a una noción moderna del poder.

“El poder nunca es propiedad de un individuo; pertenece a un grupo y sigue existiendo mientras que el grupo siga existiendo”, señaló Arendt en su escrito Crisis de la república. Esto, en otras palabras, significa que una persona o un político no es poderoso por la posición en la que se encuentre, sino por el apoyo que un grupo mayoritario le otorgue.

En el momento en el que un político comienza a aplicar la fuerza o la violencia, implica que ha perdido el poder que se la había concedido. Es decir, tal como indicó la filósofa alemana, el poder no es lo mismo que la violencia.

Al entender esto, podemos comenzar a ser más críticos y ver con mayor precisión quién realmente tiene el poder sobre algo.

  1. Debes cuestionar a todos, incluso a quienes has apoyado

Es extremadamente común encontrarse a gente quien, a pesar de que los políticos sigan haciéndolo mal, continúa apoyándolos a toda costa.

Uno de los principales deberes que cualquier ciudadano tiene es el de cuestionar absolutamente todo, aunque se trate de quien alguna vez apoyó. Si bien la realidad no es absoluta, hay cosas que son evidentes, como cuando un político no está cumpliendo sus promesas.

Exigir respuestas y cuestionar lo que sucede es necesario si quieres ser un ciudadano crítico. No sigas al pie de la letra la retórica de los políticos. Despierta tu pensamiento analítico y no seas un simple militante de un partido. El fanatismo no es bueno, sin importar de quién venga. Verás que saber señalar cuando algo está mal es una virtud.

  1. Tu deber es actuar como te gustaría que los políticos lo hicieran

Los políticos, en la mayoría de los casos, son un reflejo de lo que la ciudadanía es. ¿Por qué exigir que respeten las leyes si tú no eres capaz de hacerlo? ¿Cómo exigir que un político no sea corrupto si tú siempre estás haciendo trampa?

En este sentido, tu deber es proyectar cómo quieres que sean los políticos que te respresentarán. ¿Quieres políticos honestos? Sé honesto. ¿Quieres políticos comprometidos con la sociedad? Haz un compromiso con la sociedad. De esta forma será mucho más probable que elijas correctamente a tus representantes.

  1. La empatía es clave en cualquier momento

Estamos en un mundo en el que a veces estamos llenos de privilegios y ni siquiera lo sabemos. En ocasiones, solemos ser profundamente beneficiados por algún gobierno y, en consecuencia, pensamos que los demás están en nuestra misma situación. Ignorar cómo las medidas de algún gobierno ha afectado a los demás es una gran falta de empatía y te aleja más de ser un ciudadano crítico.

Pero algo similar sucede al contrario. Si la has estado pasando mal, no quiere decir que no haya nadie en un situación peor que tú. Escucha al otro, aprende de sus experiencias y serás capaz de discernir inteligentemente.

  1. Nunca creas que todo el trabajo es de los políticos

Hacerse apolítico o simplemente dejarle el trabajo a los políticos es una de las principales razones por las que las cosas empiezan a salir mal. Todo ciudadano tiene sus responsabilidades para construir un país.

Aunque evidentemente habrá cosas que de alguna u otra forma dependerán del Estado, tú también puedes crear cosas que harán un cambio en tu nación.

Estos son apenas unas pocas reflexiones que pueden ayudar a crear un pensamiento crítico entre los ciudadanos. ¿Qué otros planteamientos crees que todo ciudadano crítico debe tener en cuenta? ¡Déjanos saber en los comentarios!

Compartidos

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.