Jaime Antezana Rivera.

Como se había adelantado horas antes del mensaje del jueves 14 de diciembre, PPK decidió no renunciar. Ni lo mencionó. En el mensaje a la nación fue muy claro en ese sentido: “Estoy aquí para decirles: no voy a abdicar ni a mi honor ni a mis valores ni a mis responsabilidades como presidente de todos los peruanos”.

Con la decisión de no renunciar y la “obligación de dar una explicación” de los supuestos pagos de servicios que le habría dado la empresa Odebrecht a través de dos empresas, PPK ha decidido enfrentar la vacancia en el Congreso. La investigación fiscal, por el cargo que ocupa, no tiene mayor importancia.

Con toda seguridad, la explicación dado por PPK sobre los pagos a las empresas que se le vinculan sera considerado por el fujialanismo y demás fuerzas que pidieron su renuncia -como lo adelantó Fernando Rospigliosi- una burla y una dilación para mantenerse en el gobierno.

En consecuencia, las bancadas del Congreso que exigieron la renuncia pueden y, de hecho, empezarán el tramite de la vacancia presidencial. Se encaminarán en ese camino. No esperarán la defensa del “honor”, “valores” y “responsabilidades” que PPK ha anunciado.

Así, en las próximas horas y días, la crisis política en curso se profundizará y estará marcada por el inicio de los tramites para la vacancia de PPK por la mayoría de fuerzas en el Congreso. Ese proceso estará en manos, principalmente, del fujialanismo. Estos harán todo lo posible para festinarlo.

Visto de esa manera, la vacancia presidencial es inminente e inexorable. Es cuestión de tiempo. La razón: el número de congresistas que pidieron la renuncia de PPK supero la centena, una cantidad -de mantenerse- suficiente para que el Congreso proceda con la vacancia. Si disminuye, igual obtendrán los 87 votos que necesitan.

En otros términos, al gobierno de PPK le queda poco tiempo. Un gobierno que nació profundamente débil y que no cuajo. Un gobierno que puso por delante el lobby (Chinchero) en lugar de los intereses nacionales. Un gobierno de “lujo” que resulto un total fiasco.

Pero, ¿que se viene después de la vacancia? El gobierno -según la Constitución-quedará en manos del primer Vice-presidente: Martín Vizcarra. ¿Es viable un gobierno de Vizcarra? Por la mayor debilidad que tendrá, no. Se caerá. Para eso hay que evocar que paso post renuncia de Alberto Fujimori.

¿Que viene después? El adelanto de las elecciones, la principal apuesta fujimorista casi desde que PPK asumió el gobierno. ¿Por qué? Pues solo en ese escenario Keiko fujimori podría ganar. Odebrecht le hizo el mayor “favor” al fujimorismo. Ese “favor” no es gratuito. Ya le pagará.

Y, dentro del fujimorismo, el mayor beneficiado es el narcotráfico. Por otro lado, en un contexto de adelanto de elecciones, la destitución de los cuatro miembros del Tribunal Constitucional y del Fiscal de la Nacional Pablo Sánchez, Keiko y Alan serán absueltos de sus investigaciones.

¿Y quien ganará las elecciones adelantadas? El fujimorismo. ¿Y que significa el posible triunfo del fujimorismo? La conversión del Perú en un Narcoestado. Y, ad portas del Bicentenerio, de una Narcorepública. Volvemos, como por un túnel del tiempo, a la década de los 90 que fuimos un Narcoestado y una Narcorepública.

Los narcocongresistas fujimoristas, que no dan la cara, están felices. Celebran en la intimidad. Asimismo, el narcotráfico en su conjunto: los capos locales, regionales y nacionales. Igualmente, es evidente, Los que dan la cara; los operadores de los diez capos que utilizan sus curules para sus negocios.

Ya saben lo que se viene. Los que no creen o dudan, ya lo verán. No será una dictadura. Será un Narcoestado y Narcorepública donde el autoritarismo será un rasgo. No existe un Narcoestado democrático. Y, esta vez, el Narcoestado no sera de casi una década como fue con Fujimori padre. Esta será más larga.

Compartidos

Comments

comments

Artículo anteriorQue se vayan todos: PPK, Keiko, Alan, Toledo, Ollanta, Susana, etc.
Artículo siguienteQue se vayan todos. Que Odebrecht envié informe de “aumentar Keiko para 500”.
Jaime Antezana Rivera
Consultor e investigador social de la problemática del narcotrafico en el Perú (1998-2015) y sus múltiples aspectos: amapola, coca, cocaína, látex de opio y morfina, violencia, política narcovuelos, lavado de activos en el Perú: Con diversas publicaciones (artículos, ensayos y papers temáticos y regionales y colaborador en cuatro libros) de este problema para el desarrollo, la seguridad y gobernabilidad . Investigador y analista de conflictos sociales (2008-2015) en las regiones con presencia de narcotrafico y violencia narcosenderista. Con experiencia y publicaciones (artículos, papers y ensayos) de regiones del norte del país (Amazonas,Cajamarca, Piura y La Libertad), Puno y Madre de Dios. Promotor e Investigador social de la problemática del desplazamiento forzoso (1988-1998) producto de la violencia política que el Perú vivió en los 80 y parte de los 90; promotor e investigador del retorno y repoblamiento de los desplazados a sus comunidades de origen en Ayacucho, Huancavelica y Apurimac, post conflicto. Investigador social de la violencia terrorista de Sendero Luminoso, las Fuerzas Armadas, los Comités de Autodefensa Campesina y las secuelas de la violencia política (1991-2015) en Ayacucho, Huancavelica, Apurímac y Junín y, desde 2007-2008, en el Valle del Río Apurímac y Alto Huallaga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.