A los amigos(as) del Perú:

Les invitamos al II Aniversario del Pacto Ciudadano contra el Narcotráfico y la Corrupción, creado el 16 de febrero de 2016. Este segundo año, a diferencia de las elecciones generales pasadas, nos toca enfrentar el riesgo de Narcoregiones y Narcodistritos. O gobiernos regionales y locales corruptos.

En ese contexto, en este segundo año tenemos dos objetivos: La construcción e institucionalización nacional del Pacto en el contexto electoral municipal y regional y cerrar el paso a los Narcocandidatos y candidatos Corruptos a los gobiernos regionales y municipios provinciales y distritales.

La construcción nacional e institucionalización del Pacto es un imperativo pues el narcotráfico y la corrupción apunta a controlar -según la investigación en proceso- 18 regiones. No existe otra organización cuyo reto sea frenar principalmente a los narcocandidatos y, paralelamente, a los corruptos.

De esa manera, al Pacto Ciudadano contra el Narcotráfico y la Corrupción le corresponde, junto a colectivos anticorrupción y otras fuerzas sanas, cerrar el paso de los narcocandidatos y candidatos corruptos en las regiones, provincias y distritos del país.

¿Por qué? En las próximas elecciones municipales y regionales que se aproxima, los principales enemigos que el país tiene que enfrentar son los narcocandidatos y los candidatos que representan la corrupción que, ahora más que antes, van de la mano.

Sin embargo, son los narcocandidatos los que están en ascenso. Desde las elecciones locales y regionales del 2006 hasta las elecciones municipales y regionales de 2014 se ha incrementado notablemente: el 2006, 8; 2010, 21; 2014, 89. Los datos muestran ascenso y desborde de la narcopolítica.

Y, considerando que en las elecciones generales pasadas hubo 45 narcocandidatos al congreso de la república en 18 regiones, es posible que habrá narcocandidatos en igual número de regiones. Eso esta siendo confirmado por la investigación.

Es, pues, desde los espacios regiones y locales donde el Pacto debe construirse y ser un instrumento eficaz para que la sociedad civil urbana y rural pueda frenar el avance del narcotráfico y la corrupción en la vida política regional, local y nacional.

Esa es la tarea que le corresponde en las próximas elecciones. O los narcos y corruptos se apoderan de los gobiernos regionales, provinciales y distritales o lo frenamos con el Pacto y los ciudadanos del campo y la ciudad. Ese es el reto.

Asumimos ese reto sin “plata como cancha”. Es decir, sin recursos ni regalos. Asumimos ese reto teniendo a amplios sectores de la población acostumbrada a las dádivas del fujimorismo y del narcopopulismo. Ahí radica lo complicado del reto que asumimos.

Los esperamos el viernes 16 de febrero próximo, a conmemorar y asumir los retos del 2do. año de creación del Pacto Ciudadano contra el Narcotráfico y la Corrupción, en el auditorio José Gálvez del Colegio de Abogados de Lima, a las 5.30 pm.

 

Compartidos

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.